12 jun. 2016

Diario de una rogue

Hola, me llamo Selara y soy una rogue (pillastre, pícara... como queráis decirlo) y ayer casi muero

Todo comenzó hace menos de un mes, cuando junto con un guerrero y una hechicera fuimos contratados para, en principio, un trabajo no muy complicado. Pero la mala suerte y un master con el afán de meternos en líos la cosa se complicó
En nuestra primera aventura, conseguimos llegar a la aldea, no sin alguna dificultad pues tuvimos que matar a un par de Sahuaguin que se decidieron a atacar en plena noche (como no) mientras uno de mis compañeros hacía la guardia y el pobre se llevó la peor parte, menos mal que para entonces ya nos acompañaba la bárbara y entre las 3 pudimos acabar con ellos

La aldea a la que llegamos estaba en fiestas y ya se sabe, alcohol, torneos, alcohol envenenado,... la cosa se terminó complicando un poco
No empezó bien cuando en la final de dardos soy la segunda en lanzar, mi rival, la bárbara, sólo obtiene un 2 sobre 20, en principio pan comido, pues no, saco un 1... eso si, al menos pude "tomar prestado" algo de dinero de alguno de los asistentes (no me juzguéis, va en mi naturaleza)
Tampoco ayudó mucho que en torneo de ver quien es capaz de beber más cerveza dos de mis compañeros fueran ligeramente envenenados
Para rematar el día, unos horribles Gnolls montados en sus hienas decidieron que ellos también querían divertirse, ¿el resultado? pues un baño de sangre, algo de dinero y todos vivos aunque algunos tuvimos que recuperarnos
Después de curar heridas, la bárbara desapareció (por lo que escuchamos se lo estuvo pasando bien y haciendo algún destrozo que otro) y llegó un monje, un monje poeta para ser exactos que no sabemos muy bien el motivo, pero se unió a nosotros. Averiguó que durante las fiestas se habían producido muchos robos y decidimos investigar un poco
Esto nos llevó a adentrarnos en el bosque, cerca de unas cuevas donde se supone que íbamos a hacer algún descubrimiento y como no, acampada, por la noche, y otra vez atacados (el guerrero el pobre las lleva por todos lados) esta vez por una serpiente gigante (a pesar de hacer 2 horas más de caminata por no pasar por el pantano). Pues la condenada serpiente casi me mata, libré por los pelos en el último minuto

Vuelta a recuperarse, una semana entera me costó volver a ponerme al 100% y como debemos ser un poco masocas, volvimos a la cueva, esta vez ya sin el monje
En la cueva después de adentrarnos y ver un grupo de escorpiones, hacer un poco de espeleología y ver unos 10 gnolls con sus hienas, decidimos que era demasiado peligroso y salimos (no sin antes pelear con alguno de estos bichos y matarlos)
La hechicera y yo corrimos y pronto dejamos atrás al guerrero. No se porqué volvimos y vimos como era atacado no recuerdo si por 2 o 3 criaturas a lomos de sus hienas, yo decidí esconderme, pero la hechicera, en un ataque de locura (no veo otra explicación) decidió unirse a la batalla. El resultado, mis dos compañeros asesinados y yo desorientada por el bosque. Espero que alguien me encuentre y pueda unirme a otros mercenarios porque tampoco me queda demasiada comida y oye, morir sola como que no me apetece demasiado...




8 comentarios :

  1. ¡Rediox! Vaya en las que te metes XD Bueno, el finde bien, ¿no? Lo que está claro es que no hubo tiempo para aburrirse, jaja.
    ¡Me encanta! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, has visto?? me han llevado al lado oscuro y la verdad que me encanta!!
      Gracias como siempre por pasarte y comentar ;-)

      Eliminar
  2. Eso me pasa por no hacer caso a mi esencia caótica neutral...no volverá a suceder!! Sigila y sal de pantano cuanto antes...
    Firmado: Hechicera (desde el Reino de los Muertos) ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, éramos las chicas malas, en tu próxima reencarnación acuérdate
      Y si, tengo q salir de ese pantano no vengan las serpientes otra vez....

      Eliminar
  3. Eh, eh, eeeeh... maticemos: el monje poeta es un semiorco verde de 2 metros, nudista y que le hace el amor a la madre tierra tumbándose desnudo en el suelo. ¡Por favor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto señor monje, prometo en próximos capítulos dedicar más palabras en describir a mis compañeros de viaje

      Eliminar
  4. Pero tú qué fumaste? Guardaste algo pa mi? Jajajajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ahora los fines de semana tengo doble personalidad.... jajajaja

      Eliminar